Se Los Gavilanes (PV35-1) está localizado 3.2 km norte del Río Huarmey y 0.5 km tierra adentro del Océano Pacífico en la costa norte de Perú. El sitio se encuentra en los arenales al norte del valle de Huarmey, en el departamento de Ancash (provincia y distrito de Huarmey). Se encuentra ubicado al pie de los cerros que separan la playa de la pampa, a la altura de la playa La Honda. A los pies de la ladera de estos cerros, del lado que da hacia la pampa, donde termina la terraza del rio seco (Boquerón de Manache); Allí se puede ubicar el yacimiento Arqueológico los Gavilanes. La característica que permite distinguir el yacimiento del resto del paisaje, es la diferencia de coloración, Su color Grisáceo se debe a la existencia de basura que el trabajo eólico ha mezclado con la arena. La ubicación geográfica exacta del sitio es 78°10’21” longitud Oeste y 10°02’45” latitud Sur, y esta aproximadamente a 2 Km en línea recta al norte del borde del valle de Huarmey. El lugar fue descubierto por Edward Lanning en 1957 cuando estaba trabajando para Frederick Engel   en el valle de culebras. Fue el mismo Lanning quien llamo la atención a David H. Kelley, quien desde un comienzo se interesó por dicho zona.

 



El yacimiento “Los Gavilanes” (PV35-4) fue descubierto en diciembre de 1976 durante los trabajos que estaba realizando el Proyecto Arqueológico Huarmey en el área. El sitio fue por primera vez excavado por David Kelley en 1957 y 1958 y fue más intensamente excavado por Duccio Bonavia en 1960 (Kelley y Bonavia 1963). Durante este trabajo inicial Kelley y Bonavia determinaron que el sitio tenía muchos hoyos/fosos del periodo Precerámico (Arcaico Tardío) que contenían grandes cantidades de maíz bien preservado. Duccio Bonavia continuó investigando el sitio, regresando con varios equipos de investigadores entre 1967 y 1979, y publicando una monografía principal y un número de documentos sobre este trabajo (Bonavia 1982). Bonavia logró trazar el mapa de 47 depresiones poco profundas que excavó con formas circulares, ovaladas e irregulares tan pequeñas como 2 metros de diámetro hasta 24 metros de diámetro. Sus profundidades oscilan entre 0.5 y 1.75 metros (Bonavia 1982:67). Además de maíz, los fosos contenían muchos otros tipos de plantas macro y micro-botánicos y restos de animales, al igual que otros materiales y artefactos. Bonavia interpreta estas estructuras en forma de fosos como fosos de almacenamiento de maíz, y este sitio como un sitio de ocupación temporal o área de almacenamiento del Arcaico Tardío. Alexander Grobman explica que el contexto es definitivamente pre cerámico  y nos permite definir con toda precisión la presencia temprana del maíz en la costa Peruana, permitiendo de estas manera revelar nuevos aportes informativos para el estudio de la problemática del maíz en el Perú.

 

Respecto al nombre que se da a dicho yacimiento; Duccio Bonavia sostiene que anteriormente habitaban muchos “GAVILANES” que en la actualidad ya han desparecido. Este nombre se dio a partir del año 1977. El maíz huarmeyano  posee una real y exacta ubicación dentro del contexto arqueológico pre–cerámico, y de esto es precisamente lo que se dice en el amplio estudio de un grupo de arqueólogos  en el lugar denominado “LOS GAVILANES”; resaltando la figura del arqueólogo Duccio Bonavia quien aporto con sus estudios partes de la historia de Huarmey, con su trabajo trascendental publicado en 1982: “Pre cerámico peruano LOS GAVILANES mar, desierto y oasis en la historia del hombre”. Esta zona es considerada como uno de los yacimientos más importantes para el esclarecimiento de la antigüedad del maíz andino y su asociación al desarrollo agrícola en el país, aportando, entre otros residuos vegetales, cantidades significativas de maíz en forma de tusas, granos, pancas, tallos, raíces, hojas y plantas completas. Respecto al nombre que se da a dicho yacimiento; uno de los trabajadores, señor Viviano Huamán , recordó que antiguamente al lugar del yacimiento se le llamaba los Gavilanes , pues antes se podía ver en la zona estos animales que hoy han desaparecido. A partir del año de 1977 se toma este topónimo y se apto por el uso de la sigla PV 35-1 en reemplazo de HN1, siguiendo el sistema Rowe para catalogación de sitios arqueológicos por tratarse de un sistema oficial (Bonavia, 1996).

 



Según Alexander Grobman (p. 173)”La aparición en la costa de efectúa en forma de un complejo racial por los migrantes agrícolas de la serranía en forma no selectiva “. Duccio Bonavia (1982) explica que el maíz de los Gavilanes (Los Gavilanes se encuentra ubicado a la altura de la playa LA HONDA, al pie de los cerros que separan la playa de la pampa. A los pies de la ladera de estos cerros, del lado que da hacia la pampa; donde termina la terraza del río Seco; allí se puede ubicar el yacimiento arqueológico)  El lugar fue descubierto por Edward Lanning en 1957 cuando estaba trabajando para Fréderic Engel en el valle de Culebras. Fue el mismo Lanning quién llamó la atención y señaló el lugar a David H. Kelley, quien desde un comienzo se interesó por dicha zona) , es a todas luces muy antiguo. Los informes sobre maíces de contexto presumiblemente pre cerámicos , encontrando al norte de chile , norte de argentina (Galinat 1971) ; Núñez y Morales (1977, 1978) ; Rivero (1971) ; Fernández  Distel , (19977y 19975) ; Tarrago (1979) ya señalados por Bonavia en el libro Los Gavilanes (pp. 377) , presentan un problema por falta de información botánica completa . Por otro lado se hace muy difícil concordar la cronología con los tipos señalados, que son más tardíos y que han sido identificados fuera del periodo de tiempo que les corresponde. La postulación de domesticación de plantas de uso alimenticio de la misma especie independiente en norte y Sudamérica ha quedado firmemente establecida para un gran número de especie (ver listas en león, 1968 pp. 38-39; Pickergill y Heiser 1978). El maíz de Los Gavilanes, siendo la edad posterior al de Tehuacán en unos 2000 años (7000 años antes del presente versus 5000 años antes del presente) , posee características de dimensiones similares de tusas , pero por otro lado presenta ya características muy marcadas de tipo andino que han sido conservados hasta hoy en las razas actuales . En tanto no se obtengan fuentes de evidencia que en el futuro demostrarían una clara relación con México, que no aparece en el material peruano (por ejemplo; falta de interogresion de teosinte , que ya aparece en México en las época de Los Gavilanes ) , debemos sustentar la hipótesis de una domesticación independiente para el maíz andino , como fuera planteado por Grobman (1961) , Mangelsdorf (1974) , y reafirmada por Bonavia y Grobman (1978), pues constituye en el más antiguo de Perú y Sudamérica. En el libro de Ciencias Sociales de autor Santillana repartido por el Ministerio de Educación a los estudiantes del 1°secundaria hay un artículo que dice que tanto en México como en Perú fue independiente el cultivo, no hay primero o segundo.

 


La investigación arqueológica de Bonavia en Huarmey es sin duda una de las más importantes contribuciones a la arqueología andina, primero, por la calidad científica de sus estudios y, segundo, por el hallazgo de maíz pre-cerámico en los Andes. Con un registro arqueológico meticulosamente ordenado, Bonavia en colaboración con Alexander Grobman, postula la tesis de un centro andino de domesticación del maíz, una polémica tesis, que se contrapone a otras que postulan que Mesoamérica es el único centro domesticador de la planta, de donde se habría difundido a los Andes. En el sitio Los Gavilanes, Huarmey, Bonavia (1982) excavó extensamente un asentamiento pre-alfarero, donde encontró depósitos de maíz. Para comprobar los resultados de sus análisis, comparó éstos con los resultados de aquellos provenientes de otros métodos de trabajo y acudió al auxilio de otras disciplinas. Así, las investigaciones en Huarmey, son pioneras como trabajo interdisciplinario en el Perú, por ser conducidas por un peruano, por sus metas y objetivos concretos, con una metodología de excavación por estratos naturales y un registro arqueológico llevados con rigor científico. Su trabajo es un modelo de estudio, que los franceses llamarían “etnografía del pasado”. A diferencia de otros, él no se contentó con los datos sueltos extraídos de pequeños pozos, como lo era y todavía es una práctica entre muchos colegas, sólo para conseguir muestras para fechamiento y para la identificación de especies.

Sin preocuparse de las asociaciones y los contextos culturales. La excavación de Los Gavilanes se realizó en área y para un mejor control de sus fechados empleó dos técnicas conocidas: el radiocarbono y la termoluminiscencia, y para darle mayor confiabilidad a las fechas, acudió al servicio de diferentes laboratorios. Una lectura de la monografía sobre Los Gavilanes revela cómo el autor va dando sentido y dinamismo al pasado que de otra forma sería presentado de forma estática. Él va reconstruyendo el comportamiento humano durante del período arcaico, su cultura, e incluso aquellos aspectos relacionados con la salud y la patología. Sin ser necesariamente un militante de la arqueología procesual, Bonavia es uno de los pocos que ha sabido reconstruir el proceso social y cultural de un valle, desde la llegada del hombre con una economía de caza y recolección hasta los períodos tardíos, aunque su atención estuvo centrada en los períodos Arcaico y Formativo. Haciendo una diferencia con otros proyectos, trató de documentar las huellas del hombre de Huarmey, durante todos los períodos prehispánicos, tomando en consideración hasta los más pequeños detalles y restos culturales, así como las del medio ambiente del pasado y del presente. No creo ser exagerado al señalar que la contribución de Bonavia en Huarmey (1960-1979) constituye otro hito arqueológico después del proyecto del valle de Virú (1946-1947).



PLANTAS INDUSTRIALES CULTIVADAS: Algodón y mates.

RECOLECTADAS: Lúcuma y algarrobos.

PLANTAS MISELANEAS: Junco, molle, cabuya, grama salada, algas, totoras, caña brava, tillandsia

ADEMAS : palta , achira , guayaba , camote , calabaza , chirimoya ,ají , frijol , zapallo , pallar .

Bonavia ha identificado fragmentos de hojas de coca (3000 años a.C).

PLANTAS ALIMENTICIAS CULTIVADAS:

MANI: (Arachis hypogeal) Aparece desde el 3000 a.C. en Los Gavilanes, provincia de Huarmey, en el departamento de Ancash.

CHIRIMOYA: (Annona cherimolia): Aparece entre 2700 y 2200 a.C en Los Gavilanes, provincia de Huarmey departamento de Ancash.

YUCA: (Manihot esculentum): En 8000 a.C estuvo presente en Ayacucho. Otros restos datan del 3000 a.C  Y fueron hallados en Los Gavilanes, provincia de Huarmey, departamento de Ancash.

MAIZ: (zea mays) Desde 6200 a.C está presente en cueva guitarrero, departamento de Ancash, aunque es un hecho aún dudoso. Entre 4400 a 3100 a.C. hizo su aparición en el departamento de Ayacucho y desde 2200 a.C. en Los Gavilanes, provincia de Huarmey.



1.- Utensilios que Han sido Elaborado a partir de Guijarros: Núcleos , percutores , machacadores , hendidores fáciles (unifaciles y bifaciles ) ; discos tipo culebra , piezas astilladas , cuchillos , lascas , raspadores , raederas , moledores , lascas laminares .

2.- Textiles y las Técnicas Empleadas son: tejidos llano, urdimbre, lazada, trenzado y entrelazado que corresponden a la época 2 y época 3. El material usado es algodón de color blanco y marrón natural y lana.

3.- Redes con Cuatro Técnicas Diferentes: Lazo simple, nudo de cabeza de alondra, nudo “red china” predominan las fibras vegetales con un 71%, habiéndose usado algodón en un 28% de los casos

4.- Lana: Es importante resaltar el uso de lana en la época preceramica. Todas las muestras encontradas corresponden a lana de alpaca (lama pacos)

5.- Cerámica: Bonavia encontró tres piezas y fueron entregadas a E. Lanning para su análisis y se perdieron en el museo arqueológico de la Universidad mayor de san marcos – lima en el año 1960.

6.- Restos de Pigmentos Rojo y Blanco, probablemente usados como colorantes de origen mineral, corresponde a la época 3, en el hoyo 1

7.- Esteras. Ha sido elaborada con alguna variedad de junco, la técnica empleada es la común

8.- Bolsa de Contención. Corresponden a la época 3, han sido fabricado con hojas de Scirpus americanus (totora) y la técnica usada es variante de bajada con doble o simple torcido. Las bolsas se llenaban de cantos rodados y el tamaño de ellas oscila entre un máximo de 250 grs. Y muy pequeñas. Fueron encontradas en la plataforma del edificio. SHIKRAS, es una técnica que consiste en colocar cantos rodados en una bolsa de material vegetal, junco y colocarlas como parte del cimiento de la construcción  con bolsa y todo, lo que le da mayor solidez a la construcción (Fotografía 13; pp.66)

9.- Mates.Se hizo uso de la calabaza como recipientes que fueron usados para la vida diaria, los mates encontrados tienen.